Convivir durante unos días con la pareja en una ciudad distinta puede servir para conocerse mejor, demostrar el romanticismo de cada uno o aprender nuevas cosas sobre la otra persona. Pasar más tiempo juntos afianza la relación y refuerza los lazos de confianza en el otro, pero la convivencia intensiva también puede tener sus momentos difíciles, ya que casi nadie acostumbra estar junto a su compañero sentimental día y noche; los aspectos negativos de cada uno pueden aflorar y provocar tensiones. Para evitar problemas, los expertos recomiendan preparar el viaje con antelación, que los dos miembros se impliquen con ilusión en la organización de los detalles y elegir un destino que satisfaga a ambos. Estas son algunas sugerencias:

× Pide tu cotización